Jueves, 07 de julio de 2016

Mi esposa Fany y tenemos diez años de casados, es baja de estatura, siempre y en todo momento hemos gozado el sexo especialmente . Nos agrada ver películas de sexo a los dos de forma especial de trios y también intercambio de parejas y seguido comentábamos lo que veíamos y eso nos calentaba pero haciendo el sexo pero rico. 

En una ocasión hablando de fantasias Fany me comento que le agradaría hacerlo con otro hombre mas temia que me enfadara puesto que era solo una fantasia, le pregunte que si de verdad le agradaría hacerlo y con timidez respondo que si, su contestación me calentó mucho y le afirmé que admitía con la condición que me platicara lo que hiciese y después lo hiciese con el y conmigo al tiempo y tuviese los cuidados apropiados 

Mi contestación la sorprendió y me afirmó que si charlaba de verdad a lo que le afirmé que si, si cumplia lo que le había propuesto. 
Conforme pasaban los días Fany parecía diferente, se arreglaba de una manera diferente y supuse que buscaba al escogido, eso me provocaba unas erecciones fantásticas y acabábamos cogiendo de lo pero rico, a ella le encantaba tenerla toda adentro y disfrutar al límite. 

Los días pasaban y el escogido no aparecia, en una ocasión llego a mi casa el anuncio de un nuevo gimnasio, la pomocion era una semana sin coste y le sugerí que lo intentara ahí, para la ocasión se adquiero ropa conveniente, para el primer día eligio una likra deportiva negra, una tanga del mismo color y un bra deportivo, realmente se veía bella y muy provocativa. 

Acordamos que iríamos juntos, mas al llegar al gym nos apartaríamos, deseaba ver como se le aproximaban los hombres y le comente que solicitara ayuda o bien le hiciese conversa a algún hombre que le gustara y que se sintiese libre de hacer lo que considerara. 

Ya antes de llegar al gym nos apartamos entro primero y detrás, la vi pasear por el sitio, su figura atraía muchas miradas mas absolutamente nadie se aproximaba, miraba a distancia y una excitación muy singular me dominaba, de repente un chaval joven se acerco a ella y empezaron a hablar. 
Ella sonreía y pude querer que los dos hablaban con ciertas risas, hicieron ejercicio por ciertos minutos y después fueron a tomar una bebida, el muchacho tomo sus cosas y se despidió, Fany me hizo una señal reservada a fin de que nos fueramos, al salir paseamos separados ciertas cuadras y después nos juntamos. 
El chaval que hablo conmigo me afirmó que le agradaría regresar a verme mas esta un tanto miedoso puesto que soy casada – me afirmó Fany – vio mi anillo y me afirmó que no deseaba inconvenientes 
Comentale que tu esposo sale mucho y que no tienes inconvenientes de horario – le afirmé- haber si se anima a algo pero 
Llegamos a casa y en seguida la desvista, su conchita estaba humeda y la chupe con muchas ganas, gemia y me afirmaba que sentía exquisito, hicimos un exquisito sesenta y nueve y me recreaba chupando su cosa humeda y Fany gemia pidiéndome pero. 

Después de unos instantes la acosté y abriéndole las piernas la penetre hasta el fondo de una pretensión sintiendo lo humeda y angosta que estaba, gimio al percibir mi miembro y poquito a poco comenzó a moverse y gozar de mis embestidas, tenia una erección realmente fuerte y me maravillaba sentir como disfrutaba con mi miembro adentro. 

Sin poder contenerse se vino entre gemidos y un leve temblor la sacudió intensamente, incluso deseaba pero y la puse de perro que es la situación que pero me maravilla y nuevamente se la meti hasta el fondo. 
Me encantaba sentir mi miembro atrapado en su exquisita gruta y mis movimientos eran intensos y profundos, su cuevita apretaba mi miembro y sentía exquisito, minutos después Fany se vino intensamente y prácticamente al acabar lo hice yo sin poder soportar las ricas sensaciones. 

La bese vehementemente y juntos empezamos a planear el encuentro con el muchacho que terminaba de conocer. 
CONTINUARA...


Publicado por aligraciosa @ 9:57
Comentarios (0)